Consejos de mantenimiento              

Un suelo de madera es para disfrutarlo intensamente, y no requiere prácticamente de mantenimiento adicional alguno durante los 15 o 20 años siguientes a su instalación (en condiciones normales de uso), pudiendo posteriormente acuchillarse y tratarse  en repetidas ocasiones.

 

Los suelos de madera son muy fáciles de mantener, y siguiendo los pequeños consejos que le ofrecemos a continuación, es muy sencillo conseguir que se mantengan tan limpios y elegantes como el primer dia :

 

  • Como limpieza más habitual, sólo se necesita pasar la aspiradora o escoba (preferible lo primero por su mayor capacidad de eliminación de polvo).

 

  • Puede fregar el suelo diariamente si lo desea, siempre con una fregona muy escurrida, de forma que el agua que deje la fregona sobre el parquet deberá de estar completamente seca en un intervalo de 1 o 2  minutos. Utilice agua tibia por su mayor poder desengrasante. Si lo desea, puede acompañar la limpieza con productos específicos para el cuidado de suelos de madera.

 

  • Si una mancha persiste, pruebe a eliminarla con un detergente suave rebajado con   un poco de agua.

 

  • Procure no utilizar productos de tipo abrasivo, disolventes, ni pruebe a restregar intensamente sobre la zona ensuciada.

 

  • En caso de manchas sólidas (chicles, pegamentos, etc ...), ponga una bolsa de plástico con cubitos de hielo sobre la mancha, espere un par de minutos, y rasque con cuidado.

 

  • Los suelos de madera se protegen al ser fabricados con varias capas de barniz, lo que hace que repelan en primera instancia los líquidos derramados. No obstante, si no se recogen, al cabo de unos pocos minutos esos líquidos acabarán penetrando en la madera, por lo que límpielos tan inmediatamente como pueda tras producirse el derrame.

 

 

¡Recuerde que la suciedad más fácil de limpiar es la que se queda fuera de la casa!. Ponga un eficaz felpudo en la puerta de su vivienda, que contribuya a evitar la entrada de agua, polvo y suciedad!

 

 

<volver>